miércoles, 17 de octubre de 2018

Celtiberia Show


 Hola a todos,
Que el sistema universitario español arrastra de antaño una reputación de endogamia, enchufismo y mediocridad es algo que todo el mundo que tenga un mínimo contacto con dicho entorno sabe de sobra.
De hogaño, hablamos cómo no, de casos como el de Cristina Cifuentes y de Carmen Montón, a las cuales según parece las han poco menos que regalado sendos másteres en los cuales no han dado golpe, o simplemente dichos másteres resultan ser unos truños de campeonato, y cuando creíamos que esto no podía ir a más, nos encontramos con que hay fundadas sospechas de que a Pablo Casado “Le echaron una manita” para sacarse otro máster y que el presidente del gobierno, plagió de forma masiva la tesis con la cual obtuvo su doctorado, amén de tener un tribunal que según parece, no era la quintaesencia de la excelencia académica precisamente, sino más bien un grupo de coleguitas puestos ad hoc para la consecución de dicho doctorado “Por ser vos quién sois”.
Y de nota final, un cum laude… (Vamos, con un par).
Eso por no hablar de los másteres propios, que muchas universidades ofertan a precio de oro y que luego valen menos que el papel sobre el cual los han impreso, ya que su validez oficial nadie la puede certificar, ni te sirven para ejercer profesionalmente, una vergüenza que todo el mundo conoce y a la que nadie la pone coto.
Está claro que el golpe asestado al prestigio de la universidad española, ha resultado enorme, pero llueve sobre mojado sobre una institución que ya viene arrastrando una pésima reputación dentro y fuera de nuestras fronteras, (No hay más que ver el arrollador porcentaje de graduados extranjeros que de ella salen, los becarios Orgasmus es otro cantar), pero lo más inaudito es que las propias universidades no cesen de forma fulminante a todos los responsables de semejantes desaguisados, ni retiren las titulaciones obtenidas de forma fraudulenta a semejante caterva de tramposos.
Resumiendo: Que a su propia dirigencia les importa una mierda que su universidad sea considerada una mierda.
Faltaría más. Spain is different my dear.
Yo no me imagino ahora el monumental cabreo que tendrán los alumnos de las universidades implicadas en semejante desaguisado, no ya por ver cómo ciertos personajes se llevan sin dar golpe unos títulos que a ellos les llevan años se sacrificio y esfuerzo conseguir, sino porque van a estar marcados de por vida con la sombra de la sospecha cada vez que presenten un CV en el que figure ese grado hecho en esa universidad. Imaginaros a los padres que han tenido que sufragar los estudios y en muchos casos, la manutención de sus vástagos, que supone un desembolso considerable que uno invierte con el propósito de que sus hijos tengan el mejor porvenir posible confiando en la consecución de unos estudios de calidad, les permita destacar dentro de la jungla laboral española.
Pues todo eso ahora lo tienen colgando de un hilo, pffff… Si algo a mí no me haría ni la más mínima gracia, es que un día me viera yo metido en semejante berenjenal.
Esto es un asunto serio, muy serio para mí, ya que en casa tengo un problemón de 13 años que más pronto que tarde va a explotar con toda su crudeza, y no, no me refiero a la rebelión hormonal en ciernes ni a la música basura de fucking regetón con la que tanto la gusta bailar y me sangran los oídos (Que habré hecho yo en esta vida para cargar con semejante cruz…).
Por supuesto que me refiero al tema de los estudios.
Por lo pronto, este año la niña de mis ojos ha empezado el segundo curso de secundaria, y claro, ya nos hemos encargado de encaminarla por la rama técnica (Léase ingeniería y derivados) y después del inglés, como segunda lengua el alemán, y ni que decir tiene que nuestro propósito es que acabe estudiando si o si ingeniería en la universidad.
Pero la pregunta del millón desde luego que es… ¿En qué universidad?
Plantearte, te planteabas la opción de que estudie en UK, Alemania, Holanda, Francia, pero tanto el coste económico, como los problemas para homologar en España su titulación para así poder ejercer, hace que sea reacio a considerar la opción, ya que ha llegado a mi conocimiento auténticas historias de terror respecto a gente que se ha sacado carreras en UK, Alemania o Francia y luego no han podido ejercer en España por serles imposible homologar sus estudios en España.
Pero claro, viendo el panorama que últimamente hay en la universidad española lo que antes era una opción, cada día cobra más y más fuerza. El problema obviamente es que eso es una fuente inagotable de dudas y preguntas que me voy a tener que poner a escarbar en busca de respuestas antes de hacer nada, cosas cruciales como saber si el grado de tal o cual qué requisitos de acceso tiene, convalidaciones a efectuar, o si es posible homologarlo en España, costes económicos, alojamiento, que hacer, qué no hacer y así, hasta donde uno quiera estirar el chicle de sus dudas. Porque si algo tengo bien claro es que la niña de mis ojos de mí no va a heredar una fortuna que no tengo ni un casoplón en Getxo. Pero si de algo estoy al 200% convencido es que la voy a dar la mejor educación que tanto mi intelecto como mis bolsillos me puedan permitir, sea en España o en las antípodas.
En buena guerra me voy a meter… Otra antxonada más.

2 comentarios:

  1. Honestamente: lo de las certificaciones de los estudios y demás son una milonga (salvo que vayas a ejercer algún puesto con la administración pública): lo importante es el título y el prestigio de la universidad que lo acuña.

    Es decir: tu hija estudia ingeniería por Cambridge en UK o por la Universidad Técnica de Delft, por poner ejemplo: a tu hija no le va a faltar curro en ningún lugar del mundo, salvo que quiera volver a España a trabajar de dependienta, momento en el que, ni esos títulos, le salvarán de la titulitis.

    El daño en la universidad pública son los desmanes de otra meta-casta que se aferra al sillón en dichas instituciones: sin ningún control y, con los pocos medios que hay, puestos a su disposición para publicar movidas a su nombre (eso, cuando no los pillan con movidas de fraude, después de recibir jugosas subvenciones o becas españolas o europas, momento en el que, para variar, acaban pagando todos el pato).

    Ahí hay muchísima tela que cortar, pero es otro síntoma de todo todo el sistema se retro-alimenta, a costa del ciudadano, que cada día tiene más claro el grado de abstracción que existe entre sus obligaciones cívicas (respetar la ley, pagar los impuestos) y los representantes derivados de la aplicación de la leyes o la gestión de los tributos (suena a perorata del 15-M, pero es que es así, desafortunadamente).

    El hecho de que no dimita ni Dios, en primer lugar, y que no se tomen medidas correctivas para que estas cosas no puedan pasar (el bottom line), sólo parece confirmar esta premisa: nadie va a tocar nada que, más pronto o más tarde, estará a su servicio para servir a sus intereses.

    Saca a tu hija del país, que estudie en el extranjero y que vuelva a casa por vacaciones: merece un futuro acorde a su formación, no acorde a los contactos o favores de su familia, amigos o cualquier otro criterio que no sea la expresión de su talento.

    ResponderEliminar
  2. Cuanto tiempo Antxon.

    Uf, tema delicado. ¿Y eso de que la estáis orientando a ciencias, a ingeniería? Supongo que ella estará de acuerdo o interesada en la ciencia. Yo elegí en su día "ciencias puras" y me equivoqué de lleno. Debi haber escogido letras.
    La opción UK es interesante, y no creo que el Brexit influya mucho en estudiar allá la carrera.

    Un saludo

    ResponderEliminar